Contacto: Tel:+54 341 489 3500

Hospital Privado de Rosario

Presidente Roca 2440, Rosario

Lagrimeo en los niños. Obstrucción lagrimal congénita.

Con cierta frecuencia los niños nacen con la vía lagrimal tapada. Esto sucede cuando la vía lagrimal no completa su desarrollo durante la gestación del bebé, y persiste una membrana en la desembocadura de la vía lagrimal en la nariz. El bebé presenta lagrimeo continuo y hace conjuntivitis a repetición.
En la mayoría de los niños la vía lagrimal se desobstruye espontáneamente sin necesidad de tratamiento en el transcurso de los primeros meses de vida. Cuando esto no sucede es necesario realizar un sondaje de la vía lagrimal bajo anestesia general. Este sondaje es diagnóstico y terapéutico a la vez logrando resolver el problema en el 95% de los casos cuando es realizado a tiempo. El Dr. Rubin realiza los sondajes bajo control endoscópico, lo que aporta mejor visualización para la resolución del problema.

El mejor momento para realizar el sondaje es al año de edad, ya que a esta edad el procedimiento muestra la mayor tasa de éxitos. El uso de la endoscopía mejora el procedimiento y los resultados.
Si la obstrucción recidiva, es necesario repetir el sondaje, pudiéndose colocar  por algunas semanas un stent de silicona que ayuda a mantener la vía permeable en el postoperatorio. Cuadros más severos de obstrucciones atípicas pueden necesitar cirugías más complejas.


LAGRIMEO EN NIÑOS

 
Bebé de cinco días, nació con el lagrimal tapado y retiene líquido amniótico en la vía lagrimal.
Resolución espontánea una semana después. Niño de un año y medio de edad que nació con obstrucción lagrimal y nunca fue tratado.
Presenta infección de la vía lagrimal (dacriocistitis)
ptosis ptosis ptosis