Contacto: Tel:+0341 4893500

Hospital Privado de Rosario

Presidente Roca 2440, Rosario

Tiroides y ojo. Enfermedad de Graves Bassedow. Hipertiroidismo.


El Dr. Rubin se dedica especialmente y es pionero en Rosario en el tratamiento intensivo de esta enfermedad, tanto en su fase aguda como en la reconstrucción de las secuelas, habiendo realizado numerosas intervenciones desde 1997. Es consultor en ojo y tiroides para numerosos centros oftalmológicos de Rosario y resto del país.

Muchos pacientes con alteraciones de la función de sus tiroides pueden presentar alteraciones en sus ojos y tejidos que rodean a los mismos. Esto es más frecuente en mujeres, pero puede suceder también en hombres. El cuadro tiene muchos nombres, los más conocidos son Enfermedad de Graves Basedow y Oftalmopatía Asociada a Distiroidismo.

Se trata de una enfermedad autoinmune, en la que existen anticuerpos que no reconocen como propias a algunas células que están ubicadas en los músculos que mueven el ojo y en la grasa orbitaria y las atacan, provocando una importante inflamación en la órbita. Esto da como resultado la aparición de ojos saltones, párpados retraídos que aumentan la exposición del ojo, estrabismo con visión doble y en los casos más severos disminución de la visión por compromiso del nervio óptico.

La enfermedad se presenta de forma muy variada, desde casos muy leves a severos cuadros que provocan la imposibilidad de cerrar los ojos.
Si bien es más frecuente en pacientes con hipertiroidismo puede presentarse también en pacientes hipotiroideos e incluso en aquellos sin trastornos de la glándula tiroides.
El examen por el oftalmólogo oculoplástico y algunos métodos complementarios como la tomografía computada son importantes para el diagnóstico, estadificación  y tratamiento de la enfermedad.

El paciente suele sentir molestias en los ojos, hinchazón de los párpados, visión doble y ver sus ojos más saltones, a veces en forma muy severa. Esto se debe al aumento del volumen en los músculos que rodean el ojo y en la grasa orbitaria, lo que empuja los ojos hacia afuera de las órbitas.

Durante los primeros tres a seis meses de la enfermedad es útil el tratamiento con corticoides, que se utiliza en forma de inyecciones orbitarias o endovenoso con el paciente internado, de acuerdo a la gravedad del caso. Tiene por objeto desinflamar las órbitas tratando de disminuir el edema que provoca el agrandamiento muscular y de la grasa orbitaria.

Si el paciente no recibió tratamiento en forma oportuna, o si este no da resultado y quedan secuelas, estas pueden ser resueltas con cirugías para lograr la rehabilitación estética y funcional del paciente. En primer lugar se realiza cirugía descompresiva para tratar el exoftalmos (ojos saltones) En segundo lugar se corrige el estrabismo si lo hubiere y por último se corrigen los párpados.

Es importante destacar que la evolución del cuadro orbitario no depende de la función tiroidea, por lo que los pacientes necesitan tratamiento para su cuadro orbitario y para su órbita en forma independiente.

CASOS DE TIROIDES Y OJOS. ANTES Y DESPUÉS.

 
Paciente con Enfermedad de Graves . Antes y después de cirugía de descompresión orbitaria.
ptosis ptosis
 
Paciente con Enfermedad de Graves. Antes y después de cirugía de descompresión orbitaria y reparadora de párpados
ptosis ptosis
 
Antes y después de cirugía de exoftalmos y párpados
ptosis ptosis
 
Paciente con severo exoftalmos bilateral y neuropatá óptica compresiva.Severa disminución de la visión en ambos ojos. Dos meses después de cirugía de exoftalmos, estrabismo y párpados.
ptosis ptosis